La Guardia Civil ha detenido a un chico de 26 años vecino de Mos (Pontevedra) que supuestamente insultó, amenazó y golpeó a su exnovia cuando la vio subida en un coche acompañada de dos amigos.

El presunto agresor se enfrentó a su ex y después a la policía

El presunto agresor situó su vehículo a la altura del que estaba dentro su expareja y comenzó a increparla y pedirle explicaciones de por qué la acompañaban dos amigos. Al ver que el conductor del coche subió la ventanilla para proteger su integridad y evitar los insultos que estaba escuchando, el detenido se bajó de su vehículo y rompió el cristal de la puerta. La situación se volvió más tensa y peligrosa cuando la chica, que se bajó del coche para calmar los ánimos de su ex, fue golpeada y empujada por este contra el coche. Un vecino que pasaba por la zona pudo sujetar al agresor y de esta forma la chica consiguió subir de nuevo al coche y juntamnete con sus amigos se marcharon del lugar para presentar la denuncia.

El chico está en libertad con cargos y tiene una orden de alejamiento de la chica

Pocas horas después una patrulla de la Guardia Civil de Mos localizó al presunto agresor en un bar del municipio y tuvo que pedir refuerzos para proceder a su detención debido a su actitud desafiante y violenta. Uno de los agentes sufrió algunos golpes de diversa consideración y la rotura del cristal de su reloj.

El detenido acabó en un centro hospitalario donde tuvo que recibir asistencia ambulatoria. En menos de 24 horas fue dado de alta y puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de O Porriño, que decretó su libertad con cargos y una orden de alejamiento hasta que se celebre la vista oral.