Después de dos semanas desaparecido se ha encontrado el cadáver de un hombre de 72 años que había ido a un centro hospitalario de Marsella a hacer una sesión de quimioterapia. El más curioso del caso, y lo que ha indignado a mucha gente en esta población del sureste de Francia, és que el hombre ha sido encontrado en una sala del hospital.

Encontrado en un ala en desuso

Todo hace pensar que el hombre, padre de seis hijos y enfermo de alzhéimer, fue a la visita que tenía al hospital y ya no salió. Se desorientó y acabó en esta sala sin uso, donde después de varias horas o días, acabó muriendo.

Hacía casi quince días que su familia lo buscaba sin suerte. Fue el 19 de agosto cuando el hombre fue visto por última vez. Fue al médico y ya no volvió a casa. Cuando el hospital encontró al hombre en esta zona que no se utiliza del hospital, avisó a la familia, de que han denunciado la falta de trato con los enfermos y sobre todo con personas vulnerables como era su padre.

"Como un perro"

"Estoy enfadado. Enfadado porque mi padre no merecía morir en circunstancias como estas. Lo mataron como un perro y lo olvidaron. Ni siquiera puedo creerlo", asegura a uno de los hijos de Jean Ligonnet en unas declaraciones a medios franceses.

La autopsia ha confirmado que el hombre murió por causas naturales y que el cadáver, que fue encontrado en un avanzado estado de descomposición, llevaba varios días muerte.