Un hombre alterado que iba con un hacha por la calle en plena noche en Canovelles, en Barcelona, provocó el pánico este jueves de madrugada. Los Mossos tuvieron que utilizar la pistola eléctrica - el tàser - para poderlo reducir.

Según han explicado los Mossos a ElCaso.com, el hombre no amenazó a nadie porque a la hora que pasó, a las cuatro de la madrugada, no había nadie en la calle, pero sí que algunos vecinos se alarmaron por la presencia del hombre armado y visiblemente alterado. Por eso avisaron a la policía antes de que pudiera causar ningún destrozo.

Una patrulla de la Policía Local se presentó e intentó que el hombre dejara el hacha, pero no atendió a razones, sino al contrario: amenazó con el arma a los agentes. Ante esta situación, los policías pidieron refuerzos a los Mossos d'Esquadra, que desplazaron a una patrulla. Ellos también intentaron que el hombre abandonara su actitud, pero este, muy alterado, tampoco los hizo caso.

Ningún agente resultó herido

Ante la situación de un posible ataque, y como no se podían acercar, uno de los agentes de los Mossos acabó haciendo uso de la pistola eléctrica para paralizarlo y poder detenerlo por un delito de atentado contra la autoridad y de amenazas.

Los Mossos han destacado que, aparte del hombre detenido, nadie más resultó herido y no se produjo ningún daño.