Un agente de la Policía Nacional que estaba fuera de servicio ha detenido a un hombre que iba por la calle con un cuchillo jamonero y profiriendo amenazas.

Los hechos pasaron el martes, en torno a las 18.30 horas, en la calle Vicenç de Paul del barrio de Orriols, en Valencia. El agente, que iba de paisano y no estaba trabajando, vio al hombre asustando a los peatones que tenía cerca y decidió intervenir.

El hombre se enfrentó en el agente

El policía decidió llamar a la Sala 091 para pedir refuerzos. Una patrulla de la Policía Local pasaba casualmente por allí, y les pidió colaboración, según indica el Levante – El Mercantil Valenciano.

A continuación el agente se identificó como Policía Nacional y le pidió al hombre que soltara el cuchillo. Pero el detenido se negó y se giró hacia el policía con el cuchillo en la mano.

Se acabó rindiendo

El agente sacó su arma y le pidió que soltara el cuchillo y se tirara al suelo, al mismo tiempo que el resto de policías locales se aproximaban a él, también armados. Al verse rodeado, se rindió y las autoridades procedieron a detenerlo.

Tenía intención de matar

Una patrulla de la Policía Nacional llegó hasta el lugar de los hechos. Fue entonces cuando descubrieron que el hombre se dirigía hacia la casa de un conocido con el que tenía problemas económicos. Además, el detenido también confesó que minutos antes había estado a punto de apuñalar a un hombre que estaba paseando su perro por la zona.

Tal como indica el diario valenciano, el sospechoso presuntamente se le habría acercado esgrimiendo el cuchillo, diciéndole que lo iba a matar, y supuestamente lo habría cogido del cuello e intentado clavarle el arma blanca.

Detenido con cargos

La Policía Nacional lo ha detenido por los presuntos delitos de amenazas y tentativa de homicidio. Ahora siguen investigando para aclarar las causas de este accidente.