Una obsesión que le ha salido cara. Amber Luke, una 'influencer' australiana de 24 años, se ha quedado ciega después de tatuarse los ojos.

Los hechos han pasado en Nuevo Gales (Australia). La chica es famosa en las redes sociales por todos sus retoques estéticos y por sus tatuajes: ya tiene más de 200.

"Como cristales en el ojo"

Luke decidió cambiar el color de su esclerótica (la parte blanca de los ojos), y fue a un tatuador para que se la pusiera azul, informa Milenio.

El procedimiento duró unos 40 minutos, y el tatuador lo tuvo que realizar cuatro veces en cada ojo. No se imaginaba, sin embargo, que el artista le acabaría dañando la córnea: "Desafortunadamente, entró demasiado en el globo".

La chica asegura que no puede describir la sensación de la aguja: "Sentí como si 10 fragmentos de cristal se fregaran en mis ojos", ha dicho. E, inmediatamente después, dejó de ver.

Tres semanas sin visión

Los efectos de la aguja del tatuador han cristalizado en una ceguera temporal de tres semanas. Luke culpa a su tatuador: "Si el procedimiento se realiza correctamente, se supone que una no se tiene que quedar ciega en absoluto".

"Lo volvería a hacer"

A pesar de las consecuencias del tatuaje, la 'influencer' asegura que es un incidente del cual no se arrepiente, y que continuará con su misión de tatuarse el cuerpo entero. A día de hoy, la chica se ha gastado cerca de 19.000 dólares en sus tatuajes, y pretende llegar a tener todo su cuerpo tatuado en marzo del 2020.

Una obsesión

Aparte de la tinta, Luke también ha pasado varias veces por quirófano para cambiar su apariencia: se ha modificado los labios, pómulos, colmillos, lengua y lóbulos de las orejas. Además, se ha hecho poner implantes mamarios y se ha partido la lengua.

Problemas en el pasado

Según ha explicado la madre de la chica al Daily Mail, su hija tiene una adicción en los tatuajes que empezó después de haber sufrido depresión y baja autoestima a los 14 años. La mujer asegura que, sin importar lo que diga, hará lo que querrá: "Lo mejor que puedo hacer es quererla, aunque no siga mis consejos como madre", ha dicho.