La Guardia Civil de Huesca ha denunciado el conductor de una furgoneta que transportaba canales de carne de cerdo sin garantías sanitarias y de salubridad desde Barcelona a Navarra por su introducción a la cadena alimenticia.

Los hechos tuvieron lugar el pasado 5 de mayo, cuando agentes del Sector del Tráfico de la Guardia Civil de Aragón pararon el conductor de la furgoneta en un control de identificación de vehículos y personas al A-23, en Huesca, con el fin de controlar el cumplimiento del estado de alarma por el coronavirus.

En el control de una furgoneta, ocupada por una persona, los agentes encontraron canales de carne fresca de cerdo transportados sin las debidas garantías sanitarias y de salubridad, y además el vehículo no tenía regulación de temperatura al no estar captado para transportar mercancías de este tipo, según ha informado la Guardia Civil en una nota de prensa.

No apto para el consumo humano

Ante esta irregularidad, la Guardia Civil requirió la presencia del inspector del Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón para evaluar y determinar la aptitud de la mercancía destinada al consumo humano.

Una vez verificada la carne por el inspector de Sanidad, se decretó que no era apta para el consumo humano al no cumplir las garantías sanitarias relativas a la higiene de productos alimenticios, de manera que se ordenó su destrucción. El conductor, según la Guardia Civil, fue denunciado por una infracción en el transporte de mercancías destinadas al consumo humano.