Un equipo de investigadores de la Universitat de les Illes Balears (UIB) ha detectado en Mallorca, y por primera vez en la fauna silvestre en Europa, una especie de gusano parasitario, Angiostrongylus cantonensis, capaz de causar afecciones neurológicas en la fauna silvestre y en los humanos, entre ellas la meningitis.

Sin embargo, según han aclarado desde la UIB esta semana, la posibilidad de infección en las personas es baja, ya que en Baleares no se consumen caracoles crudos, que es como podría darse el contagio y, por el momento, no se ha detectado ningún caso.

Dos ejemplares de erizos llegaron enfermos en 2018 al Centro para la Recuperación de Fauna Silvestre

 

El gusano ha sido detectado en dos ejemplares de erizos que llegaron enfermos en 2018 al Centro para la Recuperación de Fauna Silvestre del Consorcio de Recuperación de la Fauna de las Islas (Cofib) con síntomas de enfermedad neurológica. En este sentido, con las necropsias, les detectaron varios ejemplares de dichos gusanos, incluyendo hembras maduras sexualmente y con huevos, en el cerebro de ambos erizos.

El análisis morfológico sugirió inicialmente que podía tratarse de ejemplares de Angiostrongylus cantonensis, una sospecha de los investigadores de la UIB que se terminó confirmando gracias a la secuenciación del ADN de los ejemplares. Desde la UIB han añadido que el hallazgo se ha publicado recientemente en la revista científica Eurosurveillance