La Consejería de Sanidad de Galicia ha abierto una investigación por la intoxicación alimentaria que han sufrido 41 niños que han comido palometa en nueve escuelas de Pontevedra y Marín.

Los hechos han pasado este lunes, después de que se sirvieran los primeros platos de este pescado. Cuando se empezaron a notar las reacciones alérgicas en varios niños, se retiró el plato y la empresa Arume activó su protocolo para estos casos.

Ruptura de la cadena de frío

Según las primeras investigaciones, los niños se contaminaron a causa de la escombroidosis. Esta intoxicación se da cuando hay una ruptura de la cadena del frío. Cuando pasa eso, la musculatura de los peces sufre una descomposición bacteriana y acaba produciendo histamina: un derivado del amoníaco.

Cabe la posibilidad de que la cadena del frío se rompiera en el mismo barco donde se pescó la palometa, ya que el pescado se suele mantener en hielo a temperaturas próximas a los cero grados, pero sin procesos de refrigeración, indica La Voz de Galicia.

Dos posibles causas

En este momento, la investigación para aclarar cómo se intoxicó el pescado lleva a dos vías: las empresas implicadas (la proveedora y la que gestionó la cocina de la palometa); y el mismo pescado, que podría haber llegado ya contaminado (a bordo del barco).

Una vez se sepan los detalles, desde la Consejería de Política Social se tomarán las medidas necesarias.

Los padres y madres han pedido una auditoría

La Federación Provincial de AMPAS ha anunciado que llevará a cabo su propia auditoría, aparte de la que realizará Sanidad, a través de la empresa que lleva el control de calidad de los menús.

El presidente de la Fampa, Rogelio Carballo, ha asegurado que se asumirá la responsabilidad que corresponda. Esta federación gestiona 18 comedores de escuelas públicas donde comen, cada día, 1.000 niños.

Reacciones alérgicas de los niños

Después de la ingesta del pescado contaminado, algunos niños sufrieron varias reacciones leves: erupciones cutáneas, picazón en la boca, malestar estomacal, fiebre ligera o inflamación, entre otros.

Las escuelas donde se registraron más casos de niños intoxicados fueron Campolongo, con 12; Álvarez Limses, con 9 y San Martiño de Salcero con 7.