Una chica de 29 años de Barcelona ha denunciado este fin de semana a los Mossos d'Esquadra un abuso sexual y una posible agresión sexual por parte de un taxista de la ciudad, según ha podido saber ElCaso.com. La chica salió de fiesta con una amiga por el centro de la ciudad y, en torno a las cinco de la madrugada, cogió un taxi para volver a su casa desde la Rambla. Allí es donde empezó todo, asegura la joven en su denuncia ante la policía catalana.

La chica había bebido pero no se sentía mal, fue cuando subió al taxi que empezó a sentirse desorientada y empezó a notar que no sabía dónde estaba, estaba desubicada y no recuerda qué pasó, tal como detalla ella misma en la denuncia a la cual ha tenido acceso ElCaso.com. La chica recuerda, después de pasar por un sitio con edificios altos, que llegó a la zona del Poble-sec, a la plaza del Molino.

Aparece en unos bajos del Poble-sec

Allí la chica recuerda, y así lo ha detallado a los investigadores de los Mossos, que recuperó el conocimiento en unos bajos de esta zona de Barcelona, un sitio con unas cortinas de color amarillo y que el taxista estaba sentado delante de ella. La chica pudo salir del local, pero el hombre siguió haciéndole tocamientos en los pechos y abrazándola. Finalmente, la mujer se pudo deshacer del hombre y se pudo marchar, aunque no recuerda cómo llegó a su casa.

Llegó en torno a las 8.15 de la mañana del sábado. Explicó lo que le había pasado a su pareja y se quedó dormida. Cuando se despertó, fueron al hospital Esperit Sant de Santa Coloma de Gramenet y después fue derivada al Hospital Clínic, el centro de referencia en reconocimientos médicos posteriores a agresiones sexuales.

La chica explicó en el momento de presentar la denuncia que no echó de menos nada, que no le robaron ni el móvil ni el dinero, y aunque no recuerda si la obligaron a mantener relaciones sexuales sin su consentimiento, no cree que haya ninguna otra motivación para haberla llevado a un lugar que ella no había pedido y del que no recuerda nada, ni cómo llegó ni tampoco cómo se marchó.

El taxista: un hombre pakistaní, de 30/40 años y con el pelo largo

Los Mossos d'Esquadra han confirmado a ElCaso.com que están investigando este abuso y posible agresión sexual. La investigación la está llevando a cabo la Unidad de Investigación de Sants-Montjuïc de la policía catalana, que es ante la que se presentó la denuncia el sábado de madrugada.

Según detalló la chica a la policía, el taxista que la recogió y que después abusó sexualmente de ella haciéndole tocamientos, era un hombre pakistaní, de unos 30-40 años y de pelo largo. Las investigaciones policiales tendrán que servir para aclarar la identidad del taxista y también qué pasó realmente entre las 5 de la madrugada y las 8 de la mañana, cuando la chica llegó a su casa.

Un caso que recuerda al 'caso Licencia'

El pasado 2017 los Mossos d'Esquadra detuvieron a un taxista de 39 años y de nacionalidad colombiana -que ingresó en prisión preventiva-, por haber agredido y abusado sexualmente de cinco chicas que subían a su taxi. Los hechos se fueron repitiendo durante medio año hasta que, después de investigar los abusos, los Mossos lo detuvieron el 10 de marzo del 2017. El juez lo envió a la prisión provisional por tres agresiones sexuales y dos delitos de abuso sexual.

El modus operandi es similar al que denuncia la víctima de este fin de semana: siempre de noche y chicas solas que salían de fiesta. Iniciaba el viaje y después abusaba o las agredía sexualmente. Los Mossos d'Esquadra, hoy por hoy, aunque las investigaciones están en una fase inicial, no vinculan los dos hechos. La investigación sigue abierta y no se ha practicado todavía ninguna detención.