Un grupo de amigas sale un sábado por la noche. Un plan que prometía música, baile y diversión. Lo que no esperaban era acabar, a la salida del pub donde estaban, a puñetazos, patadas y con la cara llena de cortes y sangre. Jade, único nombre que quiere dar a la víctima de la brutal paliza, retransmitió todo el horror por redes sociales.

Quería proteger a su hermana

Los hechos pasaron el sábado a las 01.30 horas de la madrugada, en un pub de Cork City (Irlanda). La chica estaba en la pista de baile con su hermana cuando empezó una discusión con otras 3 chicas que ya conocía. Una de las asaltantes pegó a la hermana de Jade, y allí empezó todo.

Patadas repetidas en la cara

Según su testimonio, Jade intervino en la pelea con el fin de apartar a su hermana de las otras chicas. A continuación, la reyerta siguió fuera del local, en la calle Winthrop de Cork. Las 3 mujeres le arrancaron la ropa, la tiraron al suelo y le propinaron una brutal patada en la cara, informa Cork Beo. "No paraban de pegarme", asegura la víctima.

La seguridad del pub no la protegió

El personal de seguridad del pub las separó y acabó con la pelea dentro del local, pero cuando Jade salió a la calle, la volvieron a atacar las mismas 3 chicas. "Me arrancaron la camiseta, me pegaron patadas y codazos, me dejaron los ojos morados. Una de ellas me pegaba, yo me levantaba y la otra me volvía a pegar", asegura, según el diario británico.

La familia de la chica está indignada con el personal del pub, que no hizo nada para frenar los repetidos ataques que sufrió.

El ataque la traumatizó

Jade cree que se desmayó en algún momento. Amigas suyas dicen que, después de la pelea, entró en un restaurante de comida rápida para intentar limpiarse la cara, que tenía ensangrentada. Antes, sin embargo, compartió por redes sociales lo que había vivido en un vídeo que ha sido borrado. Según Cork Beo, las amigas aseguran que está traumatizada por el ataque.

Ahora la policía investiga el asalto a la joven.