La Policía Nacional ha detenido a un hombre y una mujer en Estepona, en Málaga, por agredirse mutuamente. Según parece, durante una discusión, el hombre pegó a su mujer y ella se defendió clavándole un cuchillo de cocina en un glúteo.

Los hechos pasaron el miércoles en torno a las nueve de la noche. El hombre, de 34 años y de origen sudamericano, se presentó en un ambulatorio de la población con una herida de arma blanca.

Eso sí, dio una versión curiosa al médico que lo atendió: dijo que cuando había salido del trabajo había notado un "pinchazo" en la puerta de casa, y, al girarse, vio cómo un desconocido huía corriendo.

Cuando la policía se enteró de esta misteriosa agresión, empezaron a investigarla. Pronto, sin embargo, vieron que había muchas cosas que no cuadraban. Un compañero de piso de la pareja los puso sobre la pista: afirmó en los agentes que no había visto ninguna pelea, pero que cuando había llegado a casa había visto a la mujer limpiando unas manchas sospechosas, que parecían de sangre. Entonces supieron que la agresión se había producido dentro de casa.

La pareja se discutió por temas económicos, y acabó en una agresión mutua

Los agentes comprobaron más tarde que todo había empezado como una discusión de pareja: ella le había recriminado que se hubiera gastado un dinero que le había dado para que los guardara, ante las dificultades económicas que atraviesa el matrimonio.

La discusión subió de tono y, finalmente, el hombre pegó a su mujer. Ella, sin embargo, no se quedó corta y cogió un cuchillo de cocina y le clavó en una nalga.

Al enterarse, la policía detuvo al hombre por un presunto delito de violencia de género y la mujer, por otro supuesto delito de lesiones. También recuperaron el cuchillo y el pantalón que llevaba al hombre cuando recibió la puñalada. Las dos cosas las habían tirado a la basura.