La Policía Nacional ha interceptado al punto fronterizo del Aeropuerto Josep Tarradellas de Barcelona-el Prat a un ciudadano colombiano, procedente de Bogotá, que llevaba camuflado bajo su peluca más de medio kilo de cocaína.

Haciendo controles cotidianos de los considerados vuelos calientes que llegan al aeropuerto de Barcelona, los agentes detuvieron a un ciudadano colombiano procedente de Bogotá (Colombia) y que a pesar de la apariencia de un turista más les llamó la atención por su notable estado de nerviosismo y por el desproporcionado tamaño del peluquín que lucía.

Llevaba la cocaína bajo la peluca

Al proceder a su identificación los agentes vieron que bajo un sombrero llevaba puesta una peluca que llamaba la atención por su tamaño por lo que sospecharon que bajo la misma pudiera esconder algún tipo de sustancia ilegal.

Bajo el postizo y aprovechando su alopecia, localizaron un paquete precintado perfectamente adherido a su cabeza y que en su interior se encontró una sustancia pulverulenta de color blanco, con un peso aproximado de 503 gramos, que resultó ser cocaína una vez aplicados los reactivos del drogo test.

El hombre fue detenido e imputado por un delito contra la salud pública, y fue puesto a disposición de la autoridad judicial competente.