Un hombre de 93 años ha muerto desplomado a las seis de la tarde del jueves para ir "demasiado abrigado" en pleno centro de Valladolid y un joven de 17 años lo ha hecho en Córdoba este viernes mientras trabajaba en el campo. Se trata de la dos primeras víctimas mortales por un golpe de calor en España este año.

El anciano se dirigía al dentista cuando el termómetro marcaba 37 grados

 

El anciano murió a las 17:50 horas en la esquina de la calle Santiago con Constitución, cuando el hombre se dirigía a la consulta del dentista, informa El Norte de Castilla. El termómetro rondaba precisamente la temperatura máxima del día, con 37,1 grados registrados a las 18:50 horas, según la información de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

La Policía ha certificado oficialmente que el hombre, que había sufrido un ictus uno par de años antes, ha muerto por "causas naturales". El forense que realizó un primer examen del cuerpo dictaminó que se trataba, según todos los indicios, de un golpe de calor que desembocó en una pérdida de conocimiento y en el posterior paro cardiorrespiratorio que causó la muerte.

El joven sintió mareos y empezó a convulsionar

 

El golpe de calor sobrevino al joven de 17 años mientras estaba desvaretando olivos con su padre en una finca familiar y sintió mareos, tras lo que se metió en la piscina de la finca para refrescarse y al salir del agua comenzó a convulsionar. 

El menor era vecino de la localidad cordobesa de Castro del Río e ingresó en el Hospital Reina Sofía de Córdoba a mediodía del jueves. A pesar de que fue operado de urgencia para tratar de recuperar su función cardíaca, el menor no respondió a los cuidados médicos y finalmente se certificó su fallecimiento a la 1.25 de la madrugada.