Una abuela de 87 años ha matado a su nieto discapacitado obligándole a ingerir una gran dosis de fármacos. La Policía de Florida ha arrestado a Lillian Parks -una anciana gravemente enferma- por el asesinato de Joel Parks, un joven de 30 años con problemas mentales que estaba a su cargo durante los fines de semana. Según informa The Washington Post, la arrestada habría decidido acabar con la vida de su nieto porque pensaba que nadie podría hacerse cargo de él cuando ella falleciera.

La visita

Los hechos tuvieron lugar el pasado fin de semana en la localidad de Bradenton, en Florida (Estados Unidos). Lillian Parks obligaba a su nieto discapacitado a ingerir una gran dosis de fármacos hasta provocarle la muerte. El cuerpo sin vida de Joel Parks no fue descubierto hasta el domingo, cuando la hermana del joven acudió al domicilio de la anciana a visitarlos y encontró el cadáver.

Según apunta el mismo medio, Joel sufría problemas mentales y pasaba con su abuela los fines de semana. El resto días, sin embargo, el joven residía en un centro especial para personas discapacitadas. Las autoridades esperan ahora los resultados de la evaluación médica de la abuela -que ha sido encarcelada y acusada de un asesinato de segundo grado- para confirmar si padece algún tipo de trastorno psicológico que la hubiera llevado a cometer el crimen.