Abdelaziz El Yechioui Ourzat es el hombre de 29 años de nacionalidad española y de origen marroquí acusado por la policía de Hampshire de haber asesinado a su expareja, la chica de 28 años de Cornellà de Llobregat (Barcelona) Cristina Ortiz Lozano.

Conocido como Abrasis Ourzat, el joven, ahora bajo custodia policial y acusado formalmente del crimen, se había ido al Reino Unido con Cristina hacía un par de años. Se conocían de toda la vida del barrio de Cornellà y eran pareja desde hacía años. Fueron para intentar ganarse la vida, pero pusieron punto final a la relación tras el verano.

Viaje mortal a Southampton

Pasadas las vacaciones, que Cristina pasó en Catalunya, él fue a visitar a su expareja a Southampton. Fue el pasado sábado 21 de septiembre por la noche que la asaltó en su casa. Los gritos alertaron a los vecinos y a la policía. Cuando llegaron, la mujer estaba apuñalada y malherida. Acabó muriendo en el mismo lugar.

La policía también encontró, gravemente herido, a Abdelaziz El Yechioui Ourzat. Se intentó suicidar después de haber matado a su expareja. El joven de 29 años quedó detenido e ingresado en el hospital. Este lunes, después de recibir el alta, ya pudo ser interrogado por la policía y acusado del crimen.

Futbolista desde pequeño

Abrasis Ourzat nació el 11 de marzo de 1990 en Barcelona, sus padres son marroquíes y él ya tiene la nacionalidad española. Ahora tendrá que responder de sus actos ante las autoridades judiciales inglesas. Está acusado del crimen de Cristina.

Desde los 5 años que jugaba a fútbol. Había pasado por muchos de los equipos base del Baix Llobregat. Fue en la Unió Deportiva Sant Ildefons donde desde pequeño ya despuntó como un jugador fuerte y con mucha técnica. Militó allí hasta los 17 años, allí también hacía de entrenador de los más pequeños.

Con 17 años fichó por el FC Sant Boià aunque no dejó nunca de entrenar y formarse como técnico, a la vez que estudiaba, con Cristina, y seguía trabajando cada día.

Una lesión lo apartó de la primera línea

Justo cuando hizo 18 años se fue a Francia donde fichó por una categoría inferior del OGC Nice, un equipo de la primera división gala. Allí jugó hasta que una lesión en la rodilla lo apartó de la primera línea. Tuvo que dejar el fútbol profesional, aunque siguió jugando en categorías amateurs de equipos del Baix Llobregat.

"No era una persona violenta"

Quien lo conoce asegura que no era una persona violenta. Vivía con sus padres y su hermano pequeño en un piso a menos de 100 metros de casa de los padres de Cristina, Manuel y Antonia. Siempre había entregado su vida al fútbol y a su pareja, pero los últimos meses sí que había experimentado cambios.

La relación que tenía con Cristina, que se había iniciado hacía años, se había ido complicando los últimos meses. Lo habían dejado y vuelto a probar algunas veces, pero finalmente lo dejaron. Fue pasado el verano cuando pusieron punto final a la relación.

Y el pasado sábado 21 de septiembre viajó a Southampton con la peor de las intenciones: asesinar a su expareja. Y tenía intención también de acabar con su propia vida. Esto último no lo consiguió.