Más de 1.500 nichos del Cementerio de Tarragona han aparecido con etiquetas de aviso de impago instando a las familias a que se pongan al corriente de pago. De no ser así, en diez años se vaciará el espacio.

“Desconociendo la dirección del titular de esta sepultura, se ruega al concesionario o familiares que se personen en la oficina ubicada en la entrada del cementerio”, rezan las etiquetas distribuidas aprovechando que se acerca el día de Todos los Santos y los familiares visitan a sus difuntos.

En caso de impago, se declarará abandonado y se anulará la concesión

 

Según la Xarxa Santa Tecla, hay un total de 1.500 sepulturas con la etiqueta, lo que representa casi el 8% del total, informa Diari de Tarragona.

“Con la etiqueta se informa de que se ha detectado un problema administrativo, pero la razón última es que no se ha abonado la tasa y no se sabe si los familiares siguen haciendo uso del nicho”, argumenta el gerente del cementerio, Jordi Cañellas.

Según el reglamento interno del cementerio, pasados 10 años desde el último pago, se manda una carta a los familiares y, si no se obtiene respuesta, se publica en la prensa un edicto de la sepultura desatendida. Después, se declara abandonada y se anula la concesión, que tiene una duración de 30 años.