Salen a la luz las múltiples negligencias médicas cometidas supuestamente por una clínica de cirugía estética privada de Madrid. Una de sus pacientes se encuentra ingresada en la UCI, luchando entre la vida y la muerte, después de haberse operado en el centro. Ahora, una multitud de mujeres afectadas por la misma clínica han hecho públicas las malas experiencias y destrozos estéticos que les han hecho. 

Silvia Idalia es una joven madrileña de 34 años que el pasado mes de abril se sometió a una triple operación estética  en la clínica privada CEME, situada en Madrid. Aunque la operación fue bien, el posoperatorio se complicó hasta tal punto que Silvia se encuentra en coma inducido y muy crítica, a causa de una infección que ha afectado los órganos vitales. 

Entre 30 y 50 mujeres afectadas por la misma clínica

El caso ha generado mucho revuelo por la gravedad del estado de salud de Silvia, y es que sus familiares afirman que la mujer puede fallecer "en cualquier momento". A raíz de la noticia, otras mujeres afectadas por la misma clínica han hablado, si bien algunas llevaban denunciando las presuntas negligencias médicas públicamente en una cuenta de Instagram desde el año 2021. 

Una de las afectadas, y la impulsora de la cuenta @afectadasclinicaceme, donde acumula más de 1.300 seguidores, ha hablado con El Español para relatar su experiencia. Ella se operó en 2019 para igualarse los pechos y, según expone, el médico lo hizo al revés: aumentó el tamaño del pecho grande y quedó todavía más desproporcionado. Como resultado, la clienta tuvo que operarse dos veces en otro sitio para arreglarlo. 

Otra afectada ha contado a El Español que, en su caso, recibió un trato "muy malo" en su operación. Al despertarse, vio que no le habían tocado los brazos, una de las zonas que la clienta pidió expresamente operar, y le sacaron grasa de las rodillas, cosa que no había pedido; además, otro de los retoques lo hicieron mal y le aparecieron bultos "por todos lados", explica al medio. 

Una mujer explica también que conserva su pecho "de milagro": después de tres días sufriendo un gran dolor, regresó a la clínica y vio que en el pecho operado había necrosis y estaba todo negro. Otra afectada relata que casi pierde el pecho después de operarse con la clínica, y que le ha quedado una cicatriz "horrorosa que no tiene solución", publica El Español. 

La clínica ha demandado las afectadas por difamación

Las mujeres afectadas por las supuestas negligencias médicas cometidas en la clínica también afirman al medio que han llegado a recibir amenazas por parte del propietario de la clínica, el cantante y empresario Rafa Tena. La impulsora de la cuenta de Instagram explica que desde la clínica la amenazaron con demandarla por difamación. 

Tal y como afirman en la cuenta de Instagram de afectadas, donde comparten los pésimos resultados de muchas operaciones, muchas clientas han decidido emprender acciones legales contra la clínica al ver el destrozo que les habían hecho y las numerosas negligencias cometidas en todo el proceso.