Barcelona es la tercera ciudad europea con más restos de cocaína en las aguas residuales. Así lo confirman los datos de la Unión Europea.

Por delante de la ciudad catalana encontramos Bristol y Amsterdam.

Estos datos también han detectado un aumento en el consumo y distribución de esta droga. El estado español es el segundo donde se consumen más drogas.