Desde principios de año, 15 motoristas han muerto a las carreteras catalanas según el Servicio Catalán de Tráfico. Además, 105 conductores de estos vehículos han resultado heridos graves.

Respecto el año pasado hay menos muertos: en el mismo periodo perdieron la vida 18 motoristas. Sin embargo, este año hay más heridos graves. Tráfico pide a los motoristas más percepción del riesgo, pero también reclama a los otros conductores respeto por los vehículos más vulnerables.