Los tés y las infusiones son uno habitual en nuestras dietas, los utilizamos para activarnos por la mañana, solucionar un dolor de garganta, relajarnos, entre muchas otras situaciones en nuestro día a día. Ahora, un estudio de la Universidad de McGill (Canadá) ha asegurado que algunas de estas bolsitas en que nos tomamos las hierbas no son tan saludables como lo es el interior y que contienen miles de millones de partículas de microplástico.

El experimento ha analizado varias marcas de infusiones y ha determinado que una única bolsa desprende 11.600 micro-partículas y 3.100 millones de nanopartículas de plástico justo cuando entra en contacto con el agua caliente. Eso es debido a una fibra sintética denominada polipropileno que utilizan las empresas para cerrar y sellar los envases.

Efectos en la salud humana

Con tal de determinar cómo afectan a los resultados del estudio en un humano, los investigadores sumergieron en el agua contaminada por los micros y nanoplástico una tipología de organismo vivo.

A pesar de que los organismos consiguieron sobrevivir, presentaron anomalías en su comportamiento. Está en esta línea que los expertos instan seguir investigando más a fondo los efectos perjudiciales para la salud humana, ya que ellos no han encontrado suficientes evidencias para asegurar la nocividad, según informe el medio de comunicación ruso RT.