La Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo ha alertado de que casi el 90% de los ahogos se producen en zonas no vigiladas.

El perfil principal de las víctimas son personas mayores de 45 años, por lo que alertan que hay que vigilar tanto pequeños como mayores y que es importante bañarse en zonas vigiladas.