Los "dientes de leche" de un niño son una fuente increíble de células madre. Esta noticia no pasó desapercibida por el valenciano Octavi Garcia, diabético y con una hija de seis años, que decidió guardar los dientes de su pequeña por el precio de 700 euros anuales.

Conseguir guardar los dientes

Octavi Garcia, un valenciano de 53 años, es diabético, su madre ya lo era y su hija de seis años seguramente también lo será. Cuando el hombre vio un estudio donde se demostraba que los "dientes de leche" podían llegar a reconstruir tejidos, órganos dañados y curar enfermedades, no lo dudó ni un momento, tenía que conseguir guardar los dientes de la niña: "si al final mi hija fuera diabética, que no sería extraño teniendo en cuenta los antecedentes familiares, como mínimo tendrá una oportunidad de curarse", declaraba el hombre en el diario El Mundo.

"Si mi hija fuera diabética, que no sería extraño con sus  antecedentes familiares, tendrá la oportunidad de curarse"

García viajó a los Estados Unidos y se puso en contacto con TemSave, una empresa privada que se dedica a guardar dientes por un futuro uso curativo. La empresa le envió un "kit" de conserva a su dentista y este se encargó de extraerle el diente a la pequeña que después envió a Nueva York.

El precio anual por guardar los dientes de la niña es de 700 euros, "entre unas cosas y otras me gasté una pasta. Tuve que pedir al banco" afirma García.

El "banco de dientes" guardará los pequeños tesoros de la niña a -130ºC y ella podrá disponer de los dientes durante 20 o 25 años, después de los cuales las células madre terminarían muriendo.

Entre 600 y 2.500 euros anuales

Aunque en España algunas clínicas ofrecen congelar los dientes en general, es una práctica poco extendida. En Estados Unidos ya han empezado una campaña nombrada: "Guarda un diente, salva una vida", con la que se pretende aumentar el número de bancos de dientes. Actualmente, el precio para conservarlas oscila entre los 600 y los 2.500 euros anuales 

El Centro Nacional por la Biotecnología de los EE.UU. (NCBI) afirmava en estudio que un "diente de leche" podía llegar a contener hasta 100 millones de células madre. Además, podían llegar a reconstruir tejidos de órganos, prevenir ataques al corazón, curar cánceres, entre otras enfermedades.