Los primeros dientes de los niños contienen numerosas células madre que, si se conservaran, les podrían salvar de un cáncer, prevenir ataques cardiacos, diabetes, entre otras enfermedades.

Reparan partes del cuerpo gracias a haber sido expuestas a menos daños medioambientales

Un estudio reciente del Centro Nacional para la Biotecnología de los EE.UU. (NCBI) demuestra que son son una fuente muy valiosa de células madre gracias a haber estado expuestas a menos daños medioambientales. Estos dientes pueden contener hasta 100 millones de celulas madre, con las que se podría reconstruir tejidos y organos dañados.

Entre 600 y 2.500 euros mensuales

En España, algunas clínicas ofrecen congelar los dientes a -130ºC. El precio de conservarlas oscila entre los 600 y los 2.500 euros anuales y las células madre dentales se mantendrían durante 20 y 25 años.

Las células madre se encargan de crear tejidos en órganos como el hígado, el corazón, los huesos o los ligamentos. Lo que se denomina medicina regenerativa.

Actualmente, aquí es una práctica poco extendida pero en Estados Unidos ya han empezado una campaña llamada: "Guarda un diente, salva una vida", según informa El Mundo. Con esta campaña se pretende aumentar el número de bancos de dientes.