Ann Hope, una mujer inglesa de 39 años, pasó por una historia increíble de superación personal gracias a conseguir tener un hijo después de superar un durísimo cáncer de leucemia.

"No me moriré"

Hope empezó a sufrir dolores musculares, fatiga y suficiencia respiratoria en marzo del 2016. Decidió ir a urgencias y le dijeron que estaba pasando por una gripe y que no se preocupara. Al ver que sus condiciones físicas no mejoraban, Hope decidió ir a más médicos, "tenía que coger un taxi para ir a buscar el bus. Físicamente no podía andar. Simplemente estaba exhausta" confesa Hope en el diario Daily Mail. Sin embargo, todos los profesionales seguían diciéndole lo mismo, "no tenía nada, un simple resfriado".

Finalmente, al ver que los síntomas no desaparecían los médicos le hicieron unos análisis de sangre. Cuando le llegan los resultados el mundo de Ann cambió por completo: tenía un cáncer de leucemia avanzado, según los profesionales sólo le quedaban "48h de vida". Al día siguiente empezó quimioterapia.

Ann Hope

 Hope que ya era madre de tres hijos tenía claro que sobreviviría: "Nunca pensé que moriría: incluso en las peores situaciones, tenía muchos motivos por los que vivir". Contra todo pronóstico, la mujer consiguió superar el cáncer en seis meses.

Un hijo "milagro"

Una vez superado el proceso de quimioterapia, esta fue tan dura que los médicos consideraron que no podría volver a tener hijos. Sin embargo, una vez más en esta historia, se equivocaron.

Ann Hope se casó en agosto del 2017 con su marido, Matty de 41 años, y en octubre de aquel mismo año quedó embarazada de una niña llamada Eden.

El hecho de que ella es quedas embarazada es casi un milagro, ya que, la cantidad de óvulos después de pasar por un tratamiento tan duro se reduce considerablemente, "ahora tenemos una pequeña criatura de 15 meses corrientes por casa. Es un bebé milagro" afirma Hope.