Un crimen ha sacudido el minúsculo pueblo de Pozondón, en Teruel, de sólo 48 habitantes. Una mujer de unos 90 años ha aparecido muerta dentro de un armario de su casa después de estar un año desaparecida. La Guardia Civil ha detenido a sus dos hijos, un hombre y una mujer de entre 55 y 60 años, solteros y que vivían con ella.

El alcalde de la población, Mario Cáceres, ha explicado que fue el mismo ayuntamiento quien dio la voz de alarma después de que nadie viera a la mujer durante bastante tiempo. Aunque no era una mujer que acostumbrara a salir, porque tenía movilidad reducida, los pocos vecinos del pueblo se extrañaron de que pasara tanto tiempo sin que la vieran, y empezaron a sospechar cuándo los hijos no dieron una respuesta coherente de que le pasaba a su madre.

Los hijos respondieron a los servicios sociales que su madre "estaba fuera"

Por eso, hace un par de meses el ayuntamiento avisó los servicios sociales de la comarca. Cuando éstos visitaron el domicilio, los hijos explicaron que la madre "estaba fuera" y, delante de eso, la Guardia Civil se ha presentado en la pequeña localidad donde han encontrado a la mujer muerta a su casa y han detenido a los dos hijos como presuntos autores de un delito de asesinato.

El juez que lleva el caso ha decretado el secreto de sumario y, ahora, está a la espera de que se le envíen los informes policiales y forenses para continuar la investigación sobre las causas y las circunstancias de la muerte.