Después de las sospechosas croquetas de Castro Urdiales, otro caso de crimen con un giro de canibalismo ha conmocionado a Rusia. Una abuela de 80 años está acusada de haber matado hasta siete personas a lo largo de 15 años y haberlas convertido en empanadas y pasteles de carne que, después, repartía a los niños de su barrio.

La señora levantó sospechas por el hecho que, a pesar de ser considerada arisca y poco amiga de los niños, siempre iba repartiendo comida por el vecindario. Algunos no lo aceptaban porque no sabían qué llevaba: una decisión que se ha visto acertada.

La policía acabó confirmando que la da, Sofia Zhukova había descuartizado a sus víctimas y las había convertido en platos y dulces diversos.

Una niña de ocho años, la primera víctima

Según parece, la primera víctima fue una niña de ocho años que, según la asesina, hacía mucho ruido cuando jugaba delante de su casa. El año 2005 encontraron su cabeza con heridas que apuntaban a una muerte muy violenta.

Justo después de aquel crimen, los vecinos vieron una gran cantidad de carne en el apartamento de la mujer, que incluso dio a los perros. Ahora, catorce años más tarde, han vinculado a Sofia Zhukova con aquel crimen.

Trabajaba en un matadero

La mujer tenía conocimientos para tratar con la carne: había trabajado, antes de jubilarse, en un matadero de cerdos. La pillaron después de que un hombre de 52 años que había alquilado una habitación a su piso se esfumara sin dejar rastro.

Después de encontrar partes del cuerpo repartidas por diferentes papeleras, la policía registró la casa de Zhukova, y encontraron varias vísceras y otros órganos en la nevera. Fue detenida inmediatamente.

Hasta cuatro crímenes por resolver

La mujer también está acusada de haber matado a su amiga Nina Babenko en el 2013 después de que también fuera a vivir con ella. En este caso, se sospecha que lo habría hecho para robarle el dinero que habría ganado vendiendo su piso. Todas las pertenencias de la mujer aparecieron el piso, pero el cuerpo no se encontró nunca.

Ahora, después de que la abuela haya confesado estos crímenes, también se investiga si Zhukova tuvo alguna cosa que ver con cuatro crímenes más que todavía están por resolver.