Nuevo ataque machista en Castellón. Una mujer de 42 años resultó herida a manos de su expareja, que le dio varios golpes con un martillo. Los hechos pasaron este lunes por la mañana en casa de la mujer. Los vecinos auxiliaron a la mujer y pararon al presunto agresor, que salió corriendo detrás de la víctima para intentar rematarla.

La mujer salió corriendo a la calle con ropa de ir por casa y totalmente ensangrentada mientras el agresor, de unos 45 años, la perseguía todavía con el martillo en la mano.

Mientras unos vecinos corrieron a ayudar a la mujer, otro se interpuso delante del hombre y le hizo dejar el arma en el suelo. El agresor se detuvo y se quedó en el lugar hasta que llegó la policía y lo arrestó.

Los agentes, avisados por las llamadas de los vecinos, atendieron a la mujer, y los sanitarios que llegaron poco después la trasladaron a un hospital con varias contusiones. Las heridas no fueron graves porque la mujer tuvo reflejos para esquivar algunas de las veces que le había dado la expareja. De hecho, le dieron el alta pocos minutos más tarde.

El hombre quería matarla

A pesar de la poca gravedad de las heridas, los vecinos que la salieron a socorrer aseguran que el hombre tenía claramente la intención de matarla, por el tipo de heridas que le había provocado y porque, cuando pudo escaparse, el agresor la persiguió por las escaleras para continuarle dando golpes.

Por su parte, el detenido fue arrestado en la esquina del edificio donde se produjo la agresión, ante la mirada de vecinos y curiosos. Lo llevaron a la comisaría de la Policía Nacional a la espera de que pase a disposición judicial. El hombre se podría enfrentar a un delito de tentativa de homicidio.