Estos son todos los tipos de radares que existen en las carreteras de todo el Estado y que te pueden pillar cometiendo alguna infracción:

Recomendaciones

  • Radares fijos:

Detectan si superas el límite de velocidad desde un punto fijo. La DGT avisa de su presencia a través de señales.

  • Radares móviles:

​Los llevan los coches policiales o se camuflan en un lado de la vía. Son muy difíciles de localizar.

  • Radares de tramo:

​Controlan la velocidad media entre dos puntos y obligan los conductores a mantener la velocidad. Pueden multar los conductores que circulen por encima o por debajo de la velocidad máxima

  • Helicóptero Pegasus:

Vigilan las carreteras y también pueden multar a los conductores que cometen infracciones. Tienen cámaras de gran nitidez y pueden captar las matriculas desde 300 metros de altura.

  • Radares de semáforo:

Sirven para detectar los conductores que pasan los semáforos en rojo.

  • Radares en cascada:

Se colocan después de un radar fijo, de manera que pillan todos aquellos conductores que aumentan la velocidad una vez superado el radar señalizado.

  • Radar de cinturón:

No son radares como tal, sino que son cámaras destinadas a detectar si los ocupantes de un vehículo llevan el cinturón de seguridad.