Gatos y perros pueden ser muy sensibles a las altas temperaturas. De hecho, un golpe de calor les puede causar la muerte. Así es como podéis evitar estas terribles consecuencias:

Recomendaciones

Los golpes de calor pueden dañar las células de manera irreversible y hacer que los animales entren en choque. Eso podría acabar provocándoles la muerte.

Para evitar que llegue a este estado:

Mantenéd los gatos y perros en las habitaciones más frescas de la casa y evitad que entre sol.

Evitad que el perro salga a la calle en las horas de más calor. Entre las 14 y las 16 horas.

Mantened el animal hidratado.

No tengáis el aire acondicionado muy fuerte para evitar que noten un cambio brusco de temperatura cuando salgan de casa.

No dejéis los animales cerrados en el coche, aunque el vehículo esté en la sombra. La temperatura en el interior puede llegar a superar los 40º y eso supone un aumento en el riesgo de mortalidad.

Si vuestro animal sufre un golpe de calor:

  1. Enfriar progresivamente el animal con agua o un ventilador. Es importante no hacerlo de golpe para evitar otros accidentes.

  2. Sumergirlos completamente en agua.

  3. Llevar el animal al veterinario para qué trate las posibles consecuencias