Cuando vamos a la piscina, es muy usual que nos piquen los ojos. Pero no, no es sólo por  el cloro. La respuesta es mucho más desagradable:

Recomendaciones

Según un estudio de los Centros por el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos concluyó que el cloro de la piscina, por si solo, no tendría que provocarnos estos picores.

¡Esta reacción sólo pasa si algún bañista se ha hecho pis dentro del agua! Según Michel Hlavsa, el nitrógeno de la orina se mezcla con el cloro y provoca cloramina. Esta es la verdadera sustancia que hace que nos piquen los ojos.

Por eso es muy importante ducharse antes y después de entrar en el agua, no orinar dentro de la piscina y no tragar agua.