La Guardia Civil ha conseguido rescatar a un hombre que había volcado con su catamarán a unas tres millas de la costa de Vilassar de Mar (Barcelona). Lo hicieron el viernes cuando una patrulla que navegaba por la costa catalana detectó al hombre, subido encima del barco volcado e intentando darle la vuelta.

La embarcación, de tipo patín catalán, había volcado por el fuerte viento y por el mal estado del mar, y su ocupante, que iba solo, había estado más de una hora intentando enderezar la nave cuando a la patrullera Río Francolí de la Guardia Civil, donde había tres tripulantes, lo avistaron.

Con la ayuda de una cuerda, los agentes consiguieron volver a poner el catamarán derecho y subieron al hombre, de 60 años y nacionalidad española, y que estaba agotado y aturdido por el esfuerzo, a la patrullera.

Una vez atado el catamarán en la barca de la Guardia Civil y rescatado el hombre, arrastraron la embarcación hasta dejarla a pocos metros de la playa de Vilassar. El patrón estaba en buen estado de salud y el catamarán no sufrió ningún daño material.