Un niño de 11 años ha resultado herido grave en la isla de Cabrera, en las Baleares, después de que la barca que había alquilado su familia para pasar el día lo haya atropellado.

El padre del niño arrancó la lancha sin darse cuenta de que el niño estaba en el agua

El niño, de nacionalidad rusa, se estaba bañando este martes por la tarde cuando los padres, que no se dieron cuenta de que el niño estaba en el agua, arrancaron la lancha, de 8 metros de eslora, y atropellaron al niño. La hélice del motor provocó varias heridas bastante profundas en las piernas del niño.

Los padres lo subieron a la barca y lo llevaron a la Cala Santanyí, en Mallorca, donde lo atendió una ambulancia que, posteriormente, lo llevó al hospital de Son Espases.

El niño continúa ingresado en el centro hospitalario en estado grave, pero no se teme por su vida.