Un escape de gas ha obligado a desalojar este lunes por la mañana a unas 260 personas de una escuela en el centro de Sant Feliu de Guíxols: 244 alumnos y el resto, los maestros y el personal del centro. Los bomberos han recibido el aviso hacia las diez y media de la mañana porque se sentía un fuerte olor a gas en la escuela.

Los bomberos han desalojado la escuela y también han pedido a los vecinos que salieran durante unos minutos de su casa y han empezado a hacer mediciones tanto en el centro educativo como en un solar próximo, hasta que se ha encontrado la fuga en una vivienda de la calle Sant Domènech, 76. La casa estaba vacía y se estaba llenando poco a poco de gas y corría riesgo que explotara, y los bomberos han tenido que entrar y cortar el suministro.

Treinta minutos desalojados

Después de unos treinta minutos, hacia las doce, los alumnos y profesores del centro han podido volver a las aulas. Los bomberos se han quedado en la casa ventilando las tres plantas del edificio, y se han desplazado efectivos de la policía local y técnicos de la compañía de gas para intentar arreglar la fuga.

También se han presentado el alcalde de Sant Feliu de Guíxols, Carles Motas, y el concejal de Seguridad Ciudadana, Ernest Nátera, que han coordinado la operación.